Si tan sólo caminaras conmigo

Si tan solo caminaras conmigo

Un imprevisto ha robado mi atención
Mi voz vuelve a esconderse en tu interior
Tus manos eluden el pecho y acarician la razón.
Ni en medio del ruido ni trazando el silencio,
disciernes lo que quiere hablarte mi corazón.
“Si tan sólo caminaras conmigo”… esa, mi voz.

Has propuesto detenerte y yo sembrar laureles
Mi compromiso inalterable y tu firma siempre en lápiz
Ha sido un vicio cómodo el ponerme en duda.
Ni en lo más alto ni en lo más profundo,
disciernes lo que quiere hablarte mi corazón.
“Si tan sólo caminaras conmigo”… esa, mi voz.

Tengo más que cuentos; hechos y verdades
No son hadas las que te visitan, son mis ángeles
Mera suerte le has llamado a mi fidelidad.
Ni en lo más luminoso ni en lo más sombrío,
disciernes lo que quiere hablarte mi corazón.
“Si tan sólo caminaras conmigo”… esa, mi voz.

Mis pactos no son borradores, ¿acaso puedes alterarme?
Tus pies en las llanuras y la posesión oculta en montes
Puedo hacer más con tan sólo un nervio tuyo.
Ni estando cerca y mucho menos distante
disciernes lo que quiere hablarte mi corazón.
“Si tan sólo caminaras conmigo”… esa, mi voz.

Yashira

Dame los guantes

Dame los guantesEs él quien me arma de valor y endereza mi camino; da a mis pies la ligereza del venado, y me mantiene firme en las alturas; adiestra mis manos para la batalla, y mis brazos para tensar arcos de bronce. Tú me cubres con el escudo de tu salvación; tu bondad me ha hecho prosperar. 2 Samuel 22:33-36

La niña entró en la habitación de sus padres y les anunció: “Esa sí fue una buena pelea”.
La mamá voltió la mirada y notó su carita sucia, su peinado hecho un desastre, su ropa estrujada y sus manitas agitadas, por lo que le preguntó: ¿Y que fue lo bueno de todo eso? señalándole su apariencia.
La niña le respondió: “Mami, yo gané”.

Sé que somos muchas las mujeres que al leer ciertas historias bíblicas nos llenamos no sólo de emoción, esperanza y vigor sino que encienden en nuestro ser ese ánimo de superarnos y ser valientes una y otra vez. Nos caemos, sí, pero también nos levantamos y para sorpresa de quienes nos ven, nos levantamos aun más fuertes que antes. El ejemplo que nos dejaron Deborah, la Reina Ester, la mujer sunamita, la mujer con el flujo de sangre, Rut, María la madre de Jesús y muchas más nos implulsan de manera asombrosa a imitarlas porque reconocemos que sus actitudes, esa fe, esa humildad que las caracterizó las llevó a una bendición mayor no sólo para ellas sino para los que estaban cerca de ellas también. Yo, no sólo quiero actuar y hablar como ellas, yo quiero tener un aumento de lo que ellas ejercieron en ese momento. Eso, que les dió Dios. Los hechos que ocurrieron en sus vidas nos llaman a creer por encima de lo que vemos y de lo que vivimos a diario. Con Jesús en nuestro interior, a nuestro lado y en nuestros pasos eso es posible. Hoy, persuádete tu misma y levántante como esa guerrera de Dios.

La Biblia nos dice que debemos pelear la buana batalla de la fe (1 Timoteo 6:12) ¿Que es lo que hace que la pelea sea buena? No es tan complicada la respuesta. Es estar del lado del que ya venció, de ese lado están los ganadores. En todos los conflictos de tu vida, con el enemigo de nuestras almas, debemos recordar en todo momento que el diablo es el enemigo vencido y es el quien continuamente planea una forma de atacarnos y utiliza cualquier evento y cualquier persona para llevarlo a cabo, pero hoy quiero volver a recordarte que Jesús ya te ha dado la victoria y siendo así puedes prepararte para recibirla.

Pudieras estar volviendo al lugar de donde saliste una vez, o tener que comenzar de cero pensando que todo esfuerzo durante todo ese tiempo fue en vano, pero no es así.  El Señor preparó un camino que es incomprensible para ti y ha utilizado una estrategia que ahora mismo no puedes entender pero eso no debe ser razón para desanimarte, al contrario, es razón para ponerte los guantes y luchar por lo que se te ha prometido con más fuerza y valor que antes.  Dios sabe todo en cuanto a ese particular, sobre eso que te inquieta, que te molesta, que te incomoda, sabe también cuán cansada estás.  No desmayes, El renovará tus fuerzas, y el resultado está en Su control absoluto.  El tiene una salida para todas tus dificultades y ha prometido que el resultado será para tu bien.  Este andar tuyo debió formarte para algo más grande y maravilloso.

Dios no ha cesado de trabajar a tu favor y todo se ha ido formando de manera que al final El pueda glorificarse en tu vida.  Confía en que todo obrará para un beneficio eterno que nadie podrá quitarte ni cancelar porque está en las manos de quien te separó, de quien señaló tiempo, razón y propósito para con todo lo relacionado en tu vida, Dios.  Si soltaste los guantes porque ya llegaron las dudas y sentiste temor y frustración por esta etapa de tu vida pídelos de nuevo porque ya Dios ha enviado un ángel que irá delante de ti en este nuevo camino por el cual andarás y te guardará hasta llegar al lugar que El te preparó (Exodo 23:20).

Armate de valor y mántente firme porque El preparará tus manos y te cubrirá con Su escudo. El próximo paso que des será con los guantes bien puestos de camino a tu victoria.

Dios te colme de bendiciones y te dé un aumento del valor, la confianza, la sabiduría, la virtud y la humildad de esas mujeres de fe que pelearon la buena batalla alcanzando sus promesas en El.

Yashira

Lo pobres que somos

Lo pobre que somosUn día un padre y su familia rica llevaron a su hijo de viaje al campo con el firme propósito de enserñarle lo pobre que puede ser la gente.  Pasaron un día y una noche en la granja de una familia de muy bajos recursos.  Cuando regresaron a su casa, el padre le preguntó a su hijo que pensaba del viaje.

- ¡Muy bien papá! dijo el hijo

-¿Viste que hay personas muy pobres? preguntó el padre

-¡Sí!

-¿Y que aprendiste?

- “Bueno papá, vi que tenemos un perro en casa”, respondió el hijo, “y ellos tienen cuatro.  Nosotros tenemos una piscina que llega hasta la mitad del jardín y ellos tienen un riachuelo que no tiene fin.  Nosotros tenemos lámparas importadas en el jardín, y ellos tienen las estrellas.  Nuestro patio llega hasta la parte de delante de la casa, y ellos todo un horizonte.”

Cuando el niñito hubo terminado, su padre quedó sin habla.  Su hijo añadió:

-¡Gracias papá, por enseñarme lo pobre que somos!

Este padre probablemente quería enseñarle a su hijo lo terrible que puede ser la pobreza para que el niño siguiera sus pasos y empleara su vida tratando de ser rico.  Su plan no resultó.  Su hijo vió lo que tiene verdadero valor y probablemente aprendió una de las lecciones más importantes de su vida.  Es una lección que todos nosotros deberíamos aprender.

Puede que tengas pasión por aumentar grandemente tus ingresos y tener éxito, pero necesitas preguntarte si tu pasión está impulsada por el Espíritu Santo o más por ambición.  Te aliento a que no des al dinero prioridad sobre tu familia.  Puede que estés tratando de ganar más dinero para ocuparte bien de ellos, pero lo cierto es que ellos te quieren y te necesitan más a ti que al dinero.

Sólo porque una persona tenga dinero no significa que sea rica.  La Biblia dice que hay quienes son ricos, cuando, en realidad, son pobres.

Apocalipsis 3:17 “Pues tú dices que eres rico, que te ha ido muy bien y que no necesitas de nada. Pero no te das cuenta de que eres un pobre ciego, desdichado y miserable, y que estás desnudo. Por eso te aconsejo que compres de mí lo que de veras te hará rico. Porque lo que YO doy es de mucho valor, como el oro que se refina en el fuego. Si no quieres pasar la vergüenza de estar desnudo, acepta la ropa blanca que YO te doy, para que te cubras con ella, y las gotas medicinales para tus ojos. Sólo así podrás ver.”

Espero que esta reflexión les ayude a tocar fondo una vez más para que hoy se decidan a abrazar la vida, viviendo con verdadero propósito y amando lo que hacen y el porqué lo hacen, honrando a la familia y a Dios por sobre todas las cosas.  Como menciono todos los días, no pongan su corazón en las cosas temporeras sino en ESAS que son eternas.  Tratando de alcanzar ciegamente unas podrían estar perdiendo las que sí tienen verdadero valor.

Dios les bendiga.

YMGR

BLOCK

Bloquea

BLOCK es el nuevo ícono, programa, aparato de supervivencia, tecla, enlace o como quieras nombrar al cual le vas a dar mayor importancia en tu vida de ahora en adelante. Sin darle muchas vueltas al asunto, lo vas a utilizar para y por tu propio bien. Te explico, no sólo a diario mundialmente suceden situaciones desagradables, penosas y tristes que no quisiéramos que ocurrieran sino que para añadirle más negatividad al asunto muy cerca nuestro hay un “ataque continuo” a pesar de los esfuerzos que hagamos para no ser parte de ellos. Me refiero a esas personas negativas a tu alrededor, malhumoradas, amargadas y chismosas, a ese familiar que no cesa de decir palabras vulgares, a ese “ex” que suele traer nuevamente temas del pasado, a la nueva pareja de tu “ex” tan frustrada y celosa que no cesa de hostigarte o esa amiga que es muy negativa y piensa que el mundo está en su contra. Quizá ya intentaste de suavizar la situación, distes unos cuantos consejos, fuiste paño de lágrimas o te prestaste para ser de intermediario y a pesar de todo lo anterior ninguno de tus esfuerzos lograron algo.  Que alivio reconocer que nunca es tarde cuando la dicha es buena, por lo que aprovecho para decirte y advertirte hoy que no eres la responsable de salvar a esa o esas personas y que no lograrás hacer la obra que sólo el Espíritu Santo puede hacer en ellas así que… “BLOCK”.

Que hayas llegado hasta aquí no es casualidad, Dios quiere decirte que NO te hace falta, que NO es necesario que soportes o que permitas que este tipo de ataque entre o esté en tu vida. En Romanos 12:2 dice “No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Dios desea que renueves tu mente cada día, no conformándote ni acomodándote a este mundo. El quiere que conozcas Su voluntad para con tu vida y deja bien claro que es buena y agradable. El quiere que comiences a reconstruirte, reformarte, mejorarte, desarrollarte, desenvolverte y también ser parte de cosas nuevas, en otras palabras “sigue adelante” y renuévate.

Hoy te hago entrega de un nuevo “chip” que llevarás contigo, llámalo tu nuevo amigo “BLOCK”. Por supuesto que habrán situaciones que estarán fuera de tu control y que sucederán con algún propósito que luego Dios te revelerá y sé que obrarán para tu bien, para tu crecimiento pero habrán otras en las que sí puedes decidir y actuar de manera positiva. Tu no tienes que ver, recibir, ni escuchar cosas que no aportan nada beneficioso a tu vida. No prestes tus ojos, ni tus oídos para ello. Bloquea todo aquello que pueda lastimarte y aléjate de aquellos que de alguna manera destruyen, paralizan y limitan tus sueños y metas. No seas el blanco de esas personas que se dedican a soltar cargas, culpas y desaires que para nada te corresponden, no son tuyas y punto. Muchos de ellos llevan en su interior falta de perdón, maltratos, heridas de la infancia y baja autoestima y suelen hacerse las víctimas consciente o inconscientemente. Pero tu reconoces que Dios nos ha dado a elegir y nos hizo libre de eso cuando su hijo Jesús murió en la cruz cargando no sólo con nuestros pecados sino también crucificando nuestras enfermedades; El murió por nuestra sanidad y para que tengamos vida y vida en abundancia.

Elige la sanidad, elige la dirección del Espíritu.

Ahora te corresponde orar por esos que con sus acciones y palabras lastimaron tu corazón o envenenaron tu mente y creo fielmente en que la oración es poderosa. Comienza en obediencia, agradando a Dios por la actitud que tomas y no dejándote llevar por tus emociones. Si fuera por eso ¿Quién desea de primeras bendecir y orar por alguien que actuó de esa manera contigo o con un ser querido? Pero es posible, si yo puedo hacerlo, tu también.

Medita en el siguiente versículo y recibe esta Palabra: Romanos 8:5-6 dice “Los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz”.

Le pido a nuestro Señor que te proteja de las maquinaciones del enemigo, declaro que ningún arma forjada contra ti prosperará y que tus pensamientos se alinean con los de Dios. Pido que te de la fortaleza para de una vez bloquear a esas personas que no te hacen bien. Dios no te creó para vivir de esa manera; no toleres ningún tipo de mal-trato.

¡Sigue adelante y Persigue la Paz!

Yashira

“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en Ti persevera” Isaías 26:3

“Una persona verdaderamente humilde EVITARÁ la conversación vacía, vana, inútil, ociosa, porque sabe que conduce a la impiedad. Esa persona CIERRA su mente contra las conversaciones ridículas o las preguntas ignorantes porque sabe que fomentan la pelea” – Joyce Meyer

block celphoneBlock people on twitterBlock people on FBblock smsblock unwanted emails

Mi paréntesis

libreta abierta

Mientras marcan las pisadas sin la intención de dejar huellas
Mientras sus palabras derrumban en vez de edificar
Mientras la herida aparenta ser bella
Mientras la sabiduría se muestra como un desigual
Yo busco mi paréntesis. Mi paréntesis, Jesús.

Mientras la conciencia olvida descansar
Mientras la tierra extraña las semillas
Mientras el rocío no encuentra flor que refrescar
Mientras el sol se esconde tras la luna
Yo busco mi paréntesis. Mi paréntesis, Jesús.

Mientras la mentira busca corromper la única verdad
Mientras los ciegos pagan por recobrar la vista
Mientras el hambre resiste el verdadero pan
Mientras la herencia sepulta sus sucesores
Yo busco mi paréntesis. Mi paréntesis, Jesús.

Mientras la lágrima sujeta el gozo
Mientras nuestro valor vale tan poco
Mientras el perdonar se ha vuelto insignificante
Mientras se devalúa el precio de Su Sangre
Yo busco mi paréntesis. Mi paréntesis, Jesús.

POR: YMGR

La mejor herencia

Proverbios 22:6 “Instruye al niño en su camino, y aún cuando fuere viejo no se apartará de él.”

image

Mis padres no fueron perfectos, honestamente no hay padres perfectos sólo Dios, pero si hay algo de lo que estoy profundamente agradecida es por ese tiempo que tomaron para sembrar en mi vida esa semilla de amor y temor hacia Dios. Encontré el libro que ves aquí hace unos días en casa de mi madre; mi hija de 3 años estaba a mi lado y rápidamente le dije “Este libro fue el que usó abuelito para hablarnos de Jesús”. Tan pronto lo abrí, mi ser se conmovió. Mi papá “me falló” en muchas ocasiones, desde el día en que nací, pero le amo y sin duda sé que el a mi. No hay lagunas en mi corazón sobre ello, este detalle me convence aún más. El fue el primero en darme estudios bíblicos, yo tenía 7 años. La historia de la mujer de Lot era mi favorita. Esa historia quedó sellada en mi y hoy sé que tenía propósito. Me prometí en ese momento nunca mirar atrás, lo menos que deseaba a esa edad era convertirme en estatua de sal, le tuve miedo. Pasaron muchos años antes de yo entender claramente lo que Dios deseaba darme a conocer sobre esa historia. No sólo que la obediencia trae bendición sino sobre ese seguir adelante, sin ponerle peros a Dios, caminar confiando, ciegamente en Su voluntad, olvidándome de lo que quedó atrás. Pasaron 22 años, pero esas instrucciones me dieron profunda plenitud en el momento justo.

Mis padres han dejado una herencia que no sólo podré pasarle a mis cuatro hijos sino que esa herencia salvó mi vida. Mi corazón conoció el estar cerca de Dios y luego muy lejos, pero mis padres marcaron el camino de regreso a casa de esta manera. Pude estar distante pero esas cuerdas de amor me atrajeron, fueron mucho más fuertes que cualquier otro evento terrible de mi vida. Volví a esa casa que se llama Jesús.

Enséñale y háblale a tu hijo sobre Él y te aseguro que sin importar por los caminos equivocados que lleguen a andar o cuántas veces se desvíen, esa herencia será la cuerda de amor que los halará de manera paciente y misericordiosa. No importa si en ocasiones se muestran tercos, reacios o desinteresados. La palabra de Dios no retornará atrás vacía. (Isaías 55:11(RVR) “así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.”)

Muchas bendiciones madres y padres que sanan.

Yashira

Lucas 15:24 (TLA) “¡Porque mi hijo ha regresado! Es como si hubiera muerto, y ha vuelto a vivir. Se había perdido y lo hemos encontrado. Y comenzó la fiesta.

Un asesino

Un asesino

Hay un refrán que dice “todo en exceso hace daño” y por experiencia deja de ser un simple refrán. En efecto todo en exceso puede ser un asesino o un ladrón y siendo tal ¿Cómo le permitimos la entrada a nuestras vidas, a nuestros hogares? ¿Dejarías que estos interrumpiesen en tu vida, en la vida de tu esposo o en la de tus hijos sabiendo que lo es? ¡No! ¿Y entonces cómo es que llegó?

Sabemos que un ladrón o un asesino no avisa, y casi siempre analiza la forma de entrar reconociendo que no es bien recibido en ningún lugar.  La mayoría hace su entrada sigilosamente, ya ha analizado las áreas débiles y comprobado las puertas de acceso…  así los excesos también.  Esto es algo que usa común y regularmente el enemigo para destruirnos.

Sé lo traumático que puede ser que un total desconocido entre en tu casa, lo que muchas veces llamamos nuestro templo, y no sólo haga daños a la propiedad sino que se lleve aquellas cosas de mucho valor y que con mucho sacrificio lograste conseguir.  No sólo eso te entristece, los días y las noches son una pesadilla para ti y los tuyos por el simple hecho de que ya no sientes la paz y la seguridad que podías experimentar antes.  Mis hijos y yo lo vivimos en dos ocasiones, y llegó el día en que ellos se negaron a dormir un día más en la casa. Ahora bien, lo que quise explicar compartiéndoles ese momento es que eso fue un asesino a nuestra seguridad bajo ese techo.  Fuimos blanco para ese o esos individuos que continuamente nos rondaban con la intención de entrar nuevamente.  Yo podía escucharlos en la madrugada y recuerdo orar para que Dios cuidara de nuestras vidas y al encender las luces pedir para recuperar el sueño perdido. De igual manera los asesinos y ladrones de nuestras relaciones e identidad. Si escribo sobre todos los que hoy día utiliza el enemigo mi escrito se convertiría en un libro.  La monotonía, la costumbre, los celos, las frustraciones, el pecado, la verguenza y la desconfianza son algunos que dan inicio en nuestro interior.  Son bombas de tiempo en nuestro corazón. Un asesino en tu vida o en tus relaciones  puedieran ser también experiencias no correctas a las que le diste la oportunidad y hasta objetos que puedes ver y tocar.  El problema de estos “asesinos” en nuestra vida es que si les abrimos una puerta pueden adueñarse de la casa completa. Algunos no deben permitirse en lo absoluto, otros es el exceso lo que da muerte y fin a lo que es verdaderamente valioso, importante y estimable en tu vida. Sí, me refiero a ti, a mi.  Me refiero a nuestra relación con Dios, con nuestras familias, los matrimonios, nuestros empleos, nuestras relaciones con los demás.  Vienen tantos temas a mi mente cuando se trata de esto pero mencionaré sólo uno esta vez y es el uso desmedido del internet.

Toma unos minutos y analiza la forma en cómo le das uso a esta herramienta, el tiempo que inviertes, lo que haces mientras la usas, que lees, que ves, juegas o escuchas.  Es de gran ayuda cuando se utiliza de la manera correcta pero es tremendo asesino y ladrón si la puerta que le abriste no tiene cerradura. ¡Vamos balance y moderación!  Puede convertirse en un vicio, una obsesión que destruirá tu vida y los sentimientos de quienes te rodean.  Puede incluso cambiarte a ti.  Si no es tu caso pero sí el de alguien que conoces, sé que al presentarle su problema negará rotundamente tenerlo.  Ellos entienden que es normal, que no sobrepasan los límites o que no hay nada malo en lo que ven.  No trates esta situación de manera agresiva, podría tornarse peor, por lo que la oración se convertirá en el arma principal para pelear esta batalla para que Dios obre en sus vidas de manera perfecta y diligente.  Si eres  tu, presta oído y fíjate en las actitudes de los demás para contigo, pregúntales que piensan sobre la forma, el tiempo y el uso que le das al internet, al facebook, al twitter, escúchalos… o pueden ser tus hijos y esos juegos que los han vuelto insensibles y violentos. Todo esto es muy parecido a la experiencia del escalamiento que viví y las consecuencias… siempre se termina perdiendo algo.

Esto es un alerta, hoy necesitas evaluar y tomar cartas en el asunto. Si es necesario, busca ayuda. No des lugar para que el enemigo destruya todo lo que tiene verdadero significado en tu vida. A las mujeres que sanan: el internet y todo lo que obtienes de el NO pueden estar por encima de tus hijos, tu esposo y tu relación con Dios. ¡Conoce tus prioridades!

Sean bendecid@s,

Yashira

Juan 10:10 (TLA) Cuando el (enemigo) ladrón llega, se dedica a robar, matar y destruir. Yo (Dios) he venido para que todos ustedes tengan vida, y para que la vivan plenamente.

Otros recursos sobre el tema:

http://www.gestiopolis.com/administracion-estrategia-2/vicios-mal-uso-internet-tecnologia.htm

http://www.daco.gobierno.pr/Repositorio/folletos/Proteccion_en_el_uso_del_InternetCEE.pdf

http://cibelhilerio.tripod.com/id24.htm

 

 

Alimentando matojos

Serena era una linda y emprendedora joven que poseía un hermoso jardín en su patio, pequeño pero hermoso. Aunque trabajaba a diario fuera de su casa siempre sacaba unos minutos para regar las plantas, y en sus días libres dedicaba un par de horas en mantenerlo, sacar hojas secas, matojos, flores muertas, mala yerba y hasta le hablaba a aquellas plantas que estaban por nacer pensando que eso les hacía bien y las motivaba a crecer en un tiempo perfecto. De algún modo ese jardín era ya en su vida una responsabilidad, pero una responsabilidad que amaba.

Unos meses más tarde a Serena le surgieron nuevas obligaciones en su trabajo; además comenzó por fin como parte de su llamado un ministerio en la iglesia que había pospuesto por más de 3 años así que al llegar a su casa continuaba con tareas e ideas del trabajo o de su ministerio que no había podido completar durante el día. Pasaron semanas y día a día se sentía más cargada con sus responsabilidades; sus obligaciones habían aumentado de tal manera que sentía un gran peso en su espalda y porsupuesto ella quería dar lo mejor, temía equivocarse, temía ser burlada o fracasar. Se preocupaba entonces más por lo que otros dijeran o pensaran de su nuevo puesto en la oficina y de ese ministerio al que no quería fallar ni posponer un año más. Comenzó a fijarse más en las exigencias y opiniones de los demás que de las instrucciones de Dios. Serena ya no era tan amable, ahora estaba pendiente de los rumores, de los chismes que pudieran surgir sobre ella. Una de sus prioridades se volvió la competencia. Como algo sorpresivo dio rienda suelta a enojos, resentimientos, frustraciones, críticas hacia ella misma y hacia sus compañeros, hermanos de la iglesia y familiares. Algo estaba ocurriendo en el corazón de Serena. Ya no aceptaba estar equivocada, cometer errores, ni reconocer culpas ante situaciones contraproducentes y pasaba las noches llorando, sintiéndose sola.

Serena de vez en cuando se acordaba de su jardín, salía por unos minutos echaba agua por todas partes de manera rápida y continuaba con los quehaceres del hogar hasta decir “no puedo más”… ahí decidía acostarse a dormir y aún así no dormía bien.

Una mañana se levantó no sólo terriblemente cansada sino que Dios la estaba alertando sobre un descuido. Ella se miró al espejo y su semblante cambió.  No se reconocía, ya no había ese brillo en su rostro, su sonrisa había desaparecido.  Sintió por alguna razón ir al jardín, tal vez con la esperanza de que sus plantas la harían sentir mejor, pero no fue así.  Los matojos, la mala yerba, las hojas secas se habían apoderado de todo su patio. Se preguntaba ¿Como permití que esto sucediera? ¡Mis flores! exclamaba con voz entrecortada.

Y así también su corazón.  Serena había descuidado esa responsabilidad que amaba, el cuidar de sus flores y sus plantas, de echarles el abono apropiado, de hablarles de vez en vez… de igual manera descuidó la responsabilidad de amarse y proteger su corazón.  Estuvo alimentándolo con resentimientos, cargas, enojos, culpas, chismes por lo que esas emociones se apoderaron de el.  “Estuvo alimentando los matojos de su jardín” en vez de sus flores.  Estaba regando la mala yerba, dándole vida a lo que estaba supuesta a sacar diariamente o mejor aún a no permitir que tomara lugar. Aveces eso ocurre y no te das cuenta, dejas pasar el tiempo y le restas importancia pero las consecuencias son graves.  Así que despierta antes de que sea muy tarde.

¿Estás cuidando tu jardín? ¿De que manera alimentas tu corazón?

Proverbios 4:23 dice “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él emana la vida.”

Este es el momento perfecto para decidir por todo aquello que le da vida.  Tu historia puede no parecerse a la de Serena pero de otra manera pudiera estar ocurriendo lo mismo en tu corazón.  Decide amor, perdón, humildad, bondad, paciencia, verdad… rodéate de buenas personas, aquellas que no te expondrán o incitarán a realizar y decir cosas incorrectas, no sanas.  Comienza, si es que no lo has hecho, a leer la Palabra de Dios, a congregarte. Haz esa limpieza en tu interior, saca todo eso que te lastima, que te hace daño, que no te hace bien ni a ti ni a los que te aman. Hay culpas, resentimientos, enojos, frustraciones, mentiras, pensamientos equivocados y negativos, pecados que han hecho enredaderas en tu corazón y lo están asfixiando. Esos son “matojos” y te están llevando a actuar de manera equivocada.  ¡Es tiempo de sacarlos!  Ponte los guantes y comienza a echarlos todos fuera y no permitas que esa responsabilidad (de cuidar tu corazón) deje de ser una prioridad.  De ahora en adelante NO alimentarás más matojos.

Declaro que serás una persona nueva, transformada y cuidada por la mano de Dios.  Te bendigo más,

Una mujer que sana todos los días… Yashira

Cuida tu Corazón

El presente que no esperabas

Presente envuelto

Estoy a la mitad de uno de los libros de Joyce Meyer titulado “Házte un favor a ti mismo… PERDONA” y he encontrado una reflexión que deseo compartir. Muchos ya la deben conocer, y por lo que pude observar puedes encontrar varias versiones de la misma en otras páginas de internet pero yo quiero tenerla en mi blog, recordarla y presentarla a mi manera. Quizá, esta vez Dios quiera decirnos algo diferente a lo que pudimos recibir la primera vez que la leímos. Dios suele hacerlo no sólo a través de Su Palabra, también nos va orientando, aconsejando y abriendo los ojos a nuevas formas de ver y apreciar la vida, dándonos una nueva perspectiva ante los sucesos, reflexiones, situaciones que se nos son compartidas, secretos que nos confían, libros, etc. Hoy espero que esta lectura sea de bendición y que puedas entrar en ella participando de la misma, tomando el lugar de este joven.

Un joven muchacho estaba a punto de graduarse de la universidad. Hacía muchos meses que admiraba un hermoso auto deportivo en una agencia de autos, sabiendo que su padre podría comprárselo le dijo que ese auto era todo lo que quería.

Así como se acercaba el día de Graduación, el joven esperaba por ver alguna señal de que su padre hubiese comprado el auto. Finalmente, en la mañana del día de Graduación, su padre le llamó a que fuera a su oficina. Le dijo lo orgulloso que se sentía de tener un hijo tan bueno y lo mucho que lo amaba.

El padre tenía en sus manos una hermosa caja de regalo. Curioso y de algún modo decepcionado, el joven abrió la caja y lo que encontró fue una hermosa Biblia de cubierta de piel y con su nombre escrito con letras de oro.
Enojado le gritó a su padre diciendo: “con todo el dinero que tienes, y lo único que me das es esta Biblia?” y salió de la casa.

Pasaron muchos años y el joven se convirtió en un exitoso hombre de negocios. Tenía una hermosa casa y una bonita familia, pero cuando supo que su padre que ya era anciano estaba muy enfermo, pensó en visitarlo. No lo había vuelto a ver desde el día de su Graduación.

Antes que pudiera partir para verlo, recibió la noticia de que su padre había muerto, y le había heredado todas sus posesiones, por lo cual necesitaba urgentemente ir a la casa de su padre para arreglar todos los trámites de inmediato. Cuando llegó a la casa de su padre, una tristeza y arrepentimiento llenó su corazón de pronto.

Empezó a ver todos los documentos importantes que su padre tenía y encontró la Biblia que en aquella ocasión su padre le había dado. Con lágrimas, la abrió y empezó a hojear sus páginas. Su padre cuidadosamente había subrayado un verso en Mateo 7:11 “Y si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, cuanto más nuestro Padre Celestial dará a sus hijos aquello que le pidan?” Mientras leía esas palabras, unas llaves de auto cayeron de la Biblia. Tenían una tarjeta de la agencia de autos donde había visto ese auto deportivo que había deseado tanto. En la tarjeta estaba la fecha del día de su graduación y las palabras: TOTALMENTE PAGADO.

¿Cuántas veces hemos rechazado y perdido las Bendiciones de Dios porque no vienen envueltas en paquetes hermosos, como nosotros esperamos?

Esta historia lleva el poderoso ejemplo del modo en que muchos de nosotros conducimos nuestras vidas. En lugar de aceptar los regalos de Dios con gratitud nos enojamos y hasta cortamos nuestra comunión con El porque no son exactamente como nosotros lo habíamos pedido. Perdemos la fe en El, menguan las esperanzas y hasta pensamos que no es tan perfecto del todo. También podemos sacar de esta historia el ejemplo de cuando a mitad del camino nos damos por vencidos sin saber que sólo faltan un par de pasos más para alcanzar la bendición. ¿Y que me dicen de cuando la bendición viene envuelta en pruebas o dolor?

Piénsalo, medita en esta historia y mira bien que Dios quiere decirte hoy a través de ella. Sé agradecido y vive cada día reconociendo que el simple hecho de solo abrir los ojos ya fue un regalo de parte de El y no te desánimes ante las circunstancias porque sólo falta un poco más para tu victoria. ¿Que recibiste que no te gustó y rechazaste o subestimaste? “Eso” está perfectamente preparado y envuelto por Dios, y no lo recibiste o lo recibirás como esperas porque si fuera así Dios dejaría de ser Dios. Confía y Cree.

¡Bendiciones para este nuevo año y siempre!

Yashira